Después de un largo tiempo sin actualizar esta sección, qué mejor para retomarla que entrevistando al actual entrenador del equipo. Pero Antonio LÓPEZ CHICA no sólo puede hablarnos desde el punto de vista de quien dirige los destinos del equipo, sino también de su etapa como jugador, del punto de vista de uno de los pocos jugadores que ha vestido la camiseta de AA Pilaristas FS sin haber sido antiguo alumno… su trayectoria le hace ser uno más y una cara habitual para quienes se acerquen por el Colegio.

 

P-. Por ir por partes, nos gustaría que empezases por contarnos cómo llegas al equipo, ¿quién te ofrece la posibilidad de jugar en AA Pilaristas FS y qué te lleva a aceptar la propuesta?

R-. En el verano de 2008, Pablo Núñez, que nos conocimos de INEF y jugábamos juntos en la Universidad, me ofrece la posibilidad de entrar en el equipo. Y no lo dudé ni un instante pues por lo poco que conocía de Pilaristas ya me ilusionaba mucho y era la opción que mejor respondía a mis expectativas para poder seguir compaginando los estudios con el futbol sala.

 

P-. ¿Qué tal te recibieron tus compañeros? ¿Sentiste algún tipo de responsabilidad por el hecho de haber sido “extranjero”?

R-. La acogida desde el primer día fue espectacular. Pablo ya me aseguró que me sentiría muy a gusto, pero no pensaba que tanto y desde tan pronto, jeje, ya que aunque sólo conocía a 2 ó 3 jugadores, fue increíble ver como desde el primer momento todos me hicieron sentir uno más.

Y sí sentí cierta responsabilidad, pero básicamente por mi propia autoexigencia. Me comprometo mucho con todo lo que hago y me gusta siempre aportar lo máximo posible; por eso al entrar en el equipo percibí enseguida ese orgullo que supone representar al Colegio y la obligación de intentar ayudar todo lo posible como uno más del grupo.

 

P-. Para un jugador que tiene la experiencia de haber militado previamente en otros clubes, ¿cuáles son las principales diferencias que encuentras en este equipo, qué peculiaridades le hacen ser diferente, tanto en lo positivo como en lo negativo?

R-. Todas las posibles peculiaridades y diferencias respecto a otros clubes son positivas. Es imposible encontrar algo negativo, ya que en Pilaristas cualquier mínimo problema o contratiempo se supera antes, mejor y entre todos. Por eso este equipo es diferente a todos los demás, porque ese sentimiento de pertenencia y esa capacidad de autogestión implican tanto a cada miembro, que el grupo es muy fuerte y es más que un equipo, es una familia.

 

P-. ¿Cómo valoras en lo personal y en lo deportivo, tu etapa como jugador del equipo?

R-. Sin duda fue una etapa muy gratificante en los dos aspectos, ya que viví muchos de mis mejores momentos en el fútbol sala. En lo deportivo, fue la época donde más aprendí y disfrute cada semana; y en lo personal, donde más pude crecer y madurar personalmente. Porque tener la suerte de compartir tu día a día con tantas buenas personas juntas a tu alrededor te hace progresar mucho en todos los aspectos.

 

P-. Y pasamos a tu segunda etapa, en la que con todavía fútbol en tus botas, decides colgar las botas para coger la carpeta como segundo entrenador en Navalagamella FS. ¿Cómo fue el proceso?

R-. Fue sorprendente hasta para mí, jeje, porque con 25 años y cuando mejor me encontraba no tenía pensado dejar de jugar. Pero no me arrepiento ni un solo instante; de hecho cada día me alegro y disfruto más de la decisión tomada. Yo sabía que acabaría entrenando y, aunque no pensaba que tan pronto, sí que cuando me surgió la posibilidad de empezar en Navalagamella sentí que era una oportunidad que no debía desaprovechar, y también una suerte poder disfrutar que alguien como Daniel confiara en mí. Fue muy duro dejar Pilaristas esa temporada, pero por suerte seguí vinculado en el día a día gracias a entrenar en base y sobre todo a que el equipo me siguió acogiendo cada semana en los entrenos a los que acudía. Fue un año de transición que por suerte paso rápido y satisfactorio para todos.

 

P-. Después te surge la oportunidad de volver a AA Pilaristas FS, pero como entrenador. ¿Tuviste que pensártelo mucho?

R-. No, no tuve nada que pensar. Cuando Pablo, de nuevo, me planteó la posibilidad de coger el equipo no pude rechazarlo, pues era lo que más deseaba. Y aunque con dudas de si volver a jugar o no, en el fondo pesaba más el deseo de seguir entrenando, y para ello no había mejor equipo en el que hacerlo que Pilaristas. Fue lo mejor que me pudo pasar en ese momento y además era un reto muy bonito poder seguir ayudando al equipo, esta vez desde el banquillo.

 

P-. ¿Cómo se gestiona el trato con unos jugadores que unos meses antes eran compañeros?

R-. Puede parecer difícil, pero resulta muy sencillo gracias a la personalidad y mentalidad tan parecida de todos los jugadores, que hace que todas las situaciones se entiendan y gestionen de manera muy objetiva y siempre en beneficio del grupo. El grupo es tan fuerte y solidario, que casi siempre me facilitan mucho esa labor.

 

P-. En un año marcado por las lesiones e infortunios, desgraciadamente no se pudo mantener la categoría. ¿Qué valoración haces de tu primer año en el banquillo de AA Pilaristas FS?

R-. He tenido experiencias de todo tipo en muchos clubes y vestuarios, pero lo que vivimos la temporada pasada en Pilaristas no lo había visto nunca, daría para escribir un libro. Fue una temporada durísima con continuas piedras en el camino que nos hicieron sufrir mucho, pero con el sacrificio de todos conseguimos llegar hasta el final de la temporada con la cabeza muy alta del esfuerzo realizado.

Como entrenador, fue un año muy complicado para trabajar y gestionar, pero por ello me sirvió mucho y ha sido de los que más he aprendido. Creo que las experiencias anteriores nos ayudarán a resolver con mayor eficacia las posteriores que puedan surgir y eso beneficia al funcionamiento y progreso del equipo.

 

P-. Y con borrón y cuenta nueva, comienza esta temporada con el equipo en Tercera, liderando el grupo en el ecuador del campeonato y logrando victorias con solvencia cada fin de semana. ¿Cómo está transcurriendo la campaña? ¿Es el ascenso un objetivo o una obligación? 

R-. Sí, arrancábamos una temporada ilusionante, una etapa nueva con objetivos y mentalidad diferentes para poder seguir progresando como equipo. Y aunque hemos llegado al final de la Primera Vuelta como líderes, empatados con otro gran equipo como Mejorada, ese no era el objetivo, pero claro que sí ayuda a que la ilusión aumente cada día.

Las sensaciones están siendo muy buenas, derivadas única y exclusivamente de la excelente dinámica adquirida desde septiembre, con un gran compromiso de todos que hace que cada entrenamiento tengamos gran implicación y se pueda entrenar siempre a un gran nivel. A todo esto hay que sumarle esa pizca de suerte que esta vez sí estamos teniendo y que siempre hace falta en un equipo para que no surjan imprevistos que entorpezcan la dinámica.

Todos tenemos claro que el ascenso no es el objetivo de esta campaña, ni siquiera aún viéndonos ahora ahí compitiendo por ello. Establecimos como prioridad el recuperar una buena dinámica de trabajo, formando una plantilla amplia y joven y una vez mantenido eso, ya plantearnos más adelante volver a ascender con sólidas garantías. Así que por el momento estamos contentos por disfrutar de esta buena línea de trabajo cada día y no pensamos en nada más. Y si esto lo mantenemos, lo que tenga que llegar a final de temporada, sea cual sea el resultado, seguro que será un buen premio al esfuerzo realizado.

 

P-. ¿Hay conclusiones positivas de este paso, esperemos que pasajero, por la Tercera División? ¿Puede servir para foguear a nuevas generaciones que salen del juvenil, o para valorar la dificultad que tuvo en su momento militar tantos años en 2ªB?

R-. Por supuesto que hay conclusiones positivas. Toda etapa aporta cosas nuevas, y éstas son vivencias que nos hacen mejorar. A nivel deportivo, el equipo crece en nuevas facetas del juego, ya que es una categoría donde se juega un futbol sala diferente y es bueno descubrir nuevos roles y posibilidades de muchos jugadores y del juego colectivo del equipo. Además, el equipo se está rejuveneciendo aún más cada temporada, y claro que la adaptación para los juveniles es más progresiva y permite trabajar más acorde a su evolución. Con la reestructuración de categorías y la crisis, la 2ªB aumentó mucho el nivel con muchos jugadores profesionales “rebotados” de 1ª y 2ª División, y eso le da aún más mérito al excelente rendimiento del equipo en las últimas temporadas, donde con grandes equipos y grupos muy duros, se cosecharon extraordinarios resultados.

 

P-. Además de dirigir al sénior, también estás metido de lleno en el trabajo de cantera del Club. ¿Qué futuro deportivo le auguras al equipo conociendo tan bien su estructura de base?

R-. Sí, por suerte desde que entré pude compaginar el Sénior con otra de mis pasiones, que es el trabajo en el fútbol sala base del Colegio, del que cada temporada disfruto más.

El futuro del Sénior cada temporada que pasa está aún más asegurado y con mejores condiciones. Porque el trabajo que se está realizando en la base es excepcional, gracias a la labor de Nacho Medina y Pablo Núñez, que han conformado una gran filosofía de trabajo y un grupo de técnicos bien formados y comprometidos, que hace que haya una gran calidad e implicación en la formación de los chicos. Es una gozada pasar cualquier tarde por los patios del colegio y ver lo mucho y bien que se está trabajando.

 

P-. Una de las preguntas obligadas y más difíciles de la entrevista; ¿te atreverías a dar tu quinteto ideal de lo que has conocido del sénior?

R-. Sin duda la pregunta más difícil, jeje. Porque se podrían hacer dos o incluso tres pedazo de quintetos, y además es algo atrevido por mi parte dar un quinteto, ya que no he disfrutado de grandes generaciones de jugadores, pero bueno hemos venido a jugar, jejeje… asique de lo que yo he conocido, allá voy: Javi Ruíz, Pablo Núñez, Moro, Julito y Fucho.

 

P-. ¿Te gustaría añadir algo más?

R-. Agradecer a Luiser concederme este hueco en la web del equipo, y darle la enhorabuena por el gran trabajo que realiza en ella, así como en otros muchos asuntos del equipo, donde es pieza clave. Y por último, dar las gracias a tantísima gente, especialmente a Pablo Núñez y Nacho medina, por haberme acogido como un miembro más de la familia Pilarista y por todo lo que me ha dado el equipo y el Colegio en este tiempo. Saludos y… FORZA PILARISTAS!!!

 

Muchas gracias Antonio por concedernos la entrevista y, sobre todo, ¡mucha suerte en lo que resta de temporada!  

 

FORZA PILARISTAS